La Promesa del Agua

El agua es vida. Y nosotros somos un 99% agua.

Con este concepto, nos dimos cuenta que debíamos saldar nuestra deuda con el agua y para ello decidimos comprometernos en base a realizar una gestión trasparente y óptima de la misma, defendiendo un uso sostenible.

Y, fuera de la temporada de verano, comenzamos a crear proyectos para hacer accesible el agua de consumo a aquellos que no pueden disfrutar de ella.

 

Todo comienza en 2015.

Tras una temporada de verano intensa, decidimos que teníamos que realizar algo para denunciar la mala praxis generalizada del recurso del agua y la necesidad que hay en el mundo de disponer de un agua de consumo óptima. Como suele suceder en estos casos, nos vimos pequeños para llevar a cabo tal cometido, pensamos que poco podríamos hacer más que quejarnos. Pero, fue en ese momento, cuando nos dimos cuenta que si todos los entes pequeños pensaran de manera radicalmente opuesta el cambio se produciría de forma inmediata. Por lo que decidimos aportar nuestra gota de agua a ese pequeño gran cambio.

En Octubre de ese año, nos pusimos a la búsqueda de organizaciones internacionales con las que colaborar para hacer accesible el agua de consumo en poblaciones que no tienen este recurso. Y, aunque existen proyectos muy interesantes, decidimos hacerlo por nuestra cuenta. Partiendo de una premisa muy sencilla: el cambio empieza por uno mismo. Para llevarlo a cabo elegimos Indonesia y buscamos abastecer a una población de 300 personas. La isla elegida fue Sumbawa y nos pusimos manos a la obra. Pero nos encontramos con una gran traba, que no fue ni el idioma, ni la localización, ni la escasez de recursos… sino los gestores de la comunidad. Hasta en una remota isla del pacífico, el mayor problema lo volvemos a encontrar en ese 1%, el ser humano. Pero, confiando en nuestro proyecto, conseguimos finalmente el objetivo: abastecer de agua de consumo a una población que, según nos informaron, enfermaban con frecuencia debido a la escasez de este recurso.

 

 

Volvemos en 2016.

Defendiendo una gestión responsable y siendo nuestro primer proyecto decidimos supervisarlo y ampliarlo en el siguiente año, por lo que en 2016 volvimos a valorar el correcto uso que se estaba realizando de los filtros, resolviendo las necesidades que encontramos, implantando nuevos filtros y controlando que, lo que habíamos acordado, se estaba cumpliendo. Tras la acción realizada en 2016 dejamos el proyecto en curso, teniendo los suministros instalados una durabilidad de 5 años nos quedamos tranquilos viendo cómo una comunidad de algo más de 400 habitantes, a día de hoy, tiene accesibilidad a agua de consumo.

 

 

Cambio de localización para 2017.

Hemos puesto rumbo al otro lado del mundo, eligiendo Perú por todo lo que ha sufrido tras los últimos fenómenos meteorológicos.

 

Pero no dejamos de lado nuestro día a día.

En este año hemos diseñado un plan de acción local, en nuestro entorno, difundiendo a través de los recursos online cómo entendemos la gestión de agua recreativa y mostrando diferentes alternativas para cambiar la situación actual.

En nuestro camino nos hemos dado cuenta que la revolución está en uno mismo y por ello es un camino del día a día, está muy bien cambiar las cosas dónde a priori hace más falta, pero cambiando nuestro entorno local el efecto multiplicador será en cualquier lugar. Y es por ello, que donde pisamos tratamos de dar voz a la promesa del agua, comunicando a nuestro entorno pequeños gestos que todos podemos realizar para un consumo sostenible del agua.

 

¿Nos acompañas?

¡Estamos encantados de presentarte la promesa del agua!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies