Mantenimiento y conservación invernal de piscinas

Mantenimineto y conservación invernal Vs Invernaje

En muchas ocasiones se confunde el mantenimiento y conservación invernal de piscinas con el invernaje, el cual consiste en aplicar al agua productos denominados de “invernaje” no cuidando la piscina durante los meses que esta permanece cerrada, lo que ocasiona gastos que podrían ahorrarse y genera problemas cuando reactivamos la instalación para la nueva temporada.

 

Tanto las piscinas, por su maquinaria y estructura, como el agua necesitan de un cuidado constante para evitar su deterioro.

La maquinaria, sino se conserva y mantiene activa se estropea, es similar a un coche descapotable el cual si solo lo usamos en verano y lo dejamos aparcado en la calle el resto del año cuando lo queramos arrancar tendremos que acudir al taller, además seguro presentará más problemas;pues a las piscinas les ocurre lo mismo.

El agua, la cual si la abandonamos perderá propiedades, además de que requerirá grandes cantidades de tratamiento químico para recuperarla, con las negativas consecuencias para el bañista que esto implica.

 

Para evitar gastos propios del abandono de la instalación y mantener el agua en condiciones óptimas para el baño, temporada tras temporada, es necesario mantener y conservar la piscina durante los 12 meses del año. Para ello es fundamental disponer de cobertor de invierno, inversión que amortizaremos en el tiempo en consumos eléctricos y en gastos derivados del deterioro del vaso de la piscina, mantener activos ciclos de depuración y garantizar el tratamiento químico que mantenga estables los valores físico-químicos. Al igual que durante la temporada de verano hay que controlar la maquinaria y realizar las labores de mantenimiento, con mucho menos esfuerzo y una periodicidad menor.

 

El cobertor de invierno es fundamental para evitar la contaminación del agua, protegiéndola de la suciedad y anulando los efectos adversos que las condiciones meteorológicas provocan a la misma. Además, será el aliado perfecto para conservar el vaso de la piscina.

 

Respecto a los ciclos de depuración, una vez instalado el cobertor descendemos progresivamente la duración de los mismos.

 

El control de tratamiento químico durante el invierno depende del estado de la estación depuradora y del tipo de dosificador que utilicemos, es por ello que la rutina a seguir viene marcada por la que requiera la piscina para mantener estables los niveles de acidez y desinfectante, lo que vendrá determinado por el tipo de dosificador que tenemos: no requiere los mismos esfuerzos un dosificador automático con ópticas de lectura de los parámetros que una piscina que se mantenga con pastillas y sin regulador automático de pH. Mantener estables los parámetros químicos es fundamental para la calidad del baño y la salud de los bañistas.

 

Para cerrar el mantenimiento y conservación invernal, en el caso de piscinas unifamiliares conviene que un servicio profesional realice, al menos 2 veces al año, una inspección completa a la instalación. Estas visitas son antes y después de la temporada de uso de la piscina para realizar las labores propias sobre la maquinaria, como son puesta a punto de motores, engrase de elementos metálicos, revisión del cuadro eléctrico… acciones que alargan la vida de los distintos componentes de la depuradora; además en dichas inspecciones se instalan/retiran cobertores, se protegen duchas y se realizan trabajos que evitan que en invierno/verano haya siniestros en la instalación. Este servicio se amortiza evitando gastos producidos por siniestros ocasionados por negligencias o desconocimientos, así como en los disgustos que genera no poder disfrutar de la piscina.

 

En ocasiones se descarta mantener y conservar la piscina fuera de la época de uso por los costes que supone, así como se desestima instalar un cobertor de invierno por su precio, lo que carece de lógica pues cuidar de una piscina fuera de su periodo de uso solo ocasiona 2 cosas:

No malgastar agua es responsabilidad de todos, por ello conservar el agua año tras año evita consumos innecesario de un bien natural cada vez más escaso. Hasta 5 años se puede mantener el agua de la piscina en perfectas condiciones de salubridad para el baño.

 

Moraleja: No toda agua trasparente es salubre para el baño y cuando una instalación no se cuida, se paga.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies