La Promesa del Agua en Indonesia 2015

El principio de todo

Año 2015, tras la temporada de verano nos propusimos emplear el invierno (al margen de auditar la temporada, corregir errores y estudiar las innovaciones del sector) para invertir recursos y tiempo en un proyecto que, de algún modo, rindiera un tributo al agua. Esa que tantos beneficios nos ha dado a nivel profesional y a nivel personal.

Compaginando nuestra profesión con nuestra pasión, decidimos que lo mejor que podíamos hacer era derivar parte de nuestros beneficios como empresa y parte de nuestro tiempo a facilitar la accesibilidad de agua de consumo, un bien tan obviado en nuestro mundo, a algún lugar del planeta en el que en ese momento no dispusieran de él. Por ello, pusimos rumbo a Indonesia, un archipiélago de más de 17.000 islas dónde en la mayor extensión de su territorio no hay accesibilidad a un agua libre de contaminación.

 

La llegada

Tras muchos kilómetros y dificultades decidimos desarrollar el proyecto en una pequeña aldea al sureste de la isla de Sumbawa, donde el agua que consumían era de pozo.

En Indonesia hay 2 estaciones bien diferenciadas: época seca y época húmeda. La época húmeda suele comprender entre los meses de Noviembre y Febrero, restringiéndose en muchos lugares a un solo mes, por lo que el nivel del agua subterránea en muchas ocasiones es tan baja que implica un rango muy alto de arena en su composición.

 

El porqué de Sumbawa

Nuestro encuentro con la aldea fue completamente fortuito. Fue un momento complicado, habíamos perdido una de nuestras cámaras en el mar. En medio de nuestro agobio, aparecieron unos niños que nos ayudaron, llenos de bondad, a rastrear el fondo en busca de la cámara. Lo consiguieron. Parecía casi imposible. Entonces, fue cuando lo vimos claro. Y a modo de agradecimiento, les llevamos hasta su casa y fue en ese momento, cuando nos dimos cuenta de lo que para ellos era una costumbre, en nuestro mundo sería una tremenda desgracia: no disponer de agua para consumo con normalidad. Cuando tenían agua, había 2 opciones: beber un agua contaminada que derivaba en problemas de salud provocando diarreas y otras enfermedades o tener que cocinarla previa al consumo, práctica no siempre habitual y que suponía consumir un mínimo de agua por debajo del recomendado. Fue por estas razones y dada nuestra ausencia de experiencia en este tipo de proyectos, lo que nos llevó a ponernos en marcha.

 

Vecinos de la aldea al este de Sumbawa.

 

Primeros problemas

El problema inicial era disponer de los medios necesarios, estando en una remota isla nunca nos llegarían por mensajería los materiales que necesitábamos, por lo que recurrimos a un amigo que venía de viaje en 2 semanas, para que llevara entre su equipaje los filtros y medios auxiliares necesarios que nos permitieran suministrar a la aldea agua de consumo.

Una vez adquirimos los materiales y conseguimos que llegaran a tiempo a Madrid, comenzamos a gestionar lo que nunca pensamos que fuera la mayor dificultad: organizar a los habitantes de la aldea. Debían compartir y gestionar el recurso en el tiempo, pues los filtros que adquirimos tienen la capacidad de abastecer de agua limpia a 50 personas durante 5 años, siendo una población de 300 personas instalamos 6 filtros en 6 localizaciones diferentes distribuidas geográficamente en la aldea.

El primer gran problema fue la comunicación, nos costó encontrar a alguien que pudiera comunicarse en inglés y una vez apareció, nos indicó que ese proyecto había que organizarlo a través del jefe de la aldea. Una vez nos entrevistamos con ella, nos dejó bien claro que el primer paso era instalar uno en su casa, exclusivamente para su familia, lo que resultaba imposible pues entonces no abarcaríamos a toda la población. Con esta circunstancia solo nos quedaba una vía: tirar por la tangente.

 

Parte del equipo pH2o con los vecinos y uno de los pozos recién estrenados.

 

A nuestro modo

Descartada la opción de organizar el proyecto tal y como la aldea se organiza en su día a día la dificultad en la comunicación y organización fue el mayor problema, destacando que tan solo los gestores de la aldea podían comunicarse en inglés. A pesar de ello conseguimos instalar los 6 filtros, organizando a representantes de la población (que pasaron a ser los responsables del proyecto) que nos ayudaron a instalarlos y a los que explicamos cómo mantener las condiciones higiénicas que garantizaran un agua de consumo para todos. Y lo más difícil: conseguimos que entendieran que era un recurso que debían compartir, así como explicar al resto de la población su uso y funcionamiento (lo que nos consumió la mayor parte del tiempo).

 

En la aldea instalando los filtros.

 

El mantenimiento

Como todo proyecto de abastecimiento de agua, una vez instalado debe verificarse que cumple con su objetivo y para ello se corrobora con análiticas de agua (el contranalisis del origen del agua antes y después del medio de filtrado), es por ello que enviamos ambas muestras de agua a un laboratorio cuyos resultados nos dieron 2 semanas más tarde. Además de verificar con analíticas la salubridad del agua filtrada, pasadas 2 semanas volvimos a la aldea para corroborar que lo establecido entre los miembros de la población se estaba llevando a cabo, siendo nuestra mayor preocupación que mantuvieran las condiciones higiénicas y compartieran dicho recurso.

 

La segunda visita

En nuestra segunda visita, repasamos con los gestores de cada uno de los filtros cuáles eran sus responsabilidades y definimos una comunicación que mantendríamos una vez estuviéramos en España. Nuestra única alternativa para mantener el contacto fue a través de un miembro de la aldea, que aunque no residía allí la visitaba frecuentemente. Siendo esta la única persona que encontramos que pudiera comunicarse en inglés y que tuviera un teléfono móvil, no había otra opción.

 

Parte del equipo de pH2o con los niños de la aldea.

 

En definitiva

Antes de iniciar el proyecto solo teníamos un objetivo: hacer accesible el agua de consumo en un lugar en el mundo en el que no dispusieran de ella. Por lo que volvimos con la tranquilidad de haberlo conseguido y con el trabajo por delante de mantenerlo en el tiempo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies